lunes, 27 de octubre de 2014

TOMANDO CURVAS EN CHILOÉ



Al regresar de nuestro viaje a Puñihuil, al sur de Ancud, como de costumbre pasamos a la bomba de bencina de Llau Llao, para  despedirnos, hacer unos breves comentarios de la experiencia, del camino, los chascarros, pensar en un nuevo viaje, etc.

Ya se hacía tarde, y ahí el experimentado y respetado Chilote Loco, me la lanza, “te saliste de la ruta, 2 veces en unas  curvas”, si le replique, pero iba lento y sabía que no venían vehículos y deje que la moto volviera naturalmente al centro de mi pista, sin maniobrar en forma aparatosa.
Debo reconocer que quede preocupado, pensé que no se había notado, a pesar que estaba en el segundo lugar de la caravana, y detrás de mí Chilote, pero la salida fue evidente, delante Alberto en su BMW GS 600, que toma las curvas con bastante soltura y velocidad.
 
Pero en realidad, todos nos vamos observando, estamos pendientes, incluso de  los que van detrás, con  los que uno mantiene contacto a través los espejos retrovisores.
Uno se fija en la técnica, el estilo, cuando frenan o no,  al tomar una curva, si enganchan, o la toman así no más , cuanto se inclinan, etc.

Efectivamente concluí que con mi CVO BREAKOUT, tengo cierta dificultad al tomar curvas cerradas,  en velocidad, sobre todo siguiendo a alguien que lo hace más rápido que en mi velocidad de confort para la dificultad del camino.

Estas ruta de Ancud a Puñihuil, serán unos 15 KM de un camino costero maravilloso, sinuoso, de asfalto en relativo buen estado, pero para transitar a baja velocidad, y hay varias curvas, que se empiezan a cerrar sobre sí mismas y en bajada, lo que aumenta la dificultad.
La espina que se me había clavado,  me seguía preocupando, estoy aplicando una mala técnica, es miedo el que me hace fallar en algunas curvas, es normal el grado de inclinación que tengo que aplicar en esta moto, donde habitualmente en estas curvas cerradas, toco el asfalto, primero con el talón de la bota, y a veces incluso con el pedal de apoyo de los pies, lo que me hace pensar que la inclinación ha de ser casi como en las motos de carrera de GP.
Pero esta inclinación está limitada materialmente por estos prematuros roces, de manera que de ahí el problema de no poder forzar más el viraje.
Bueno, ante estas dudas existenciales, nada mejor que los Blogs de otros que padecen la misma enfermedad, y también recurrir a los expertos.
Esta moto, está diseñada para vías amplias, con curvas poco pronunciadas, el sueño de las carreteras interminables, es aquí donde la CVO Breakout está en su medio ambiente natural, pones la velocidad de crucero y te relajas, disfrutas del sonido grave del motor al poner sexta velocidad, cuando hace esa deliciosa baja de revoluciones y entras en velocidad de crucero, y disminuye el ruido del motor, el que se siente muy relajado,  para mi esta es una de las partes más sexis.

Este gran motor de 2 cilindros en V, de 110 pulgadas cubicas, 1802 cc.  el Musculoso Twin Cam 110B,   otorga una gran potencia, 91 caballos a 5010 RPM, y unos 151 Mn de par motor a 3500 RPM, y jamás te falta torque para adelantar, incluso en subida, incluso en sexta velocidad.
Su estilo largo y bajo es ideal para las carreteras, con sus gran rueda trasera de 24 cm de ancho, las irregularidades del asfalto, las juntas de dilatación del cemento, no se sienten y no temes que la rueda vaya a quedar trabada con graves consecuencias.
Esta es una moto grande de 2,410 metros de largo, 330 kg d peso, sin considerar el piloto y el estanque lleno, con  una gran rueda delantera de 68 cm de diámetro, con un neumático de 12 cm. de ancho, y una rueda trasera enorme de 63 cm de diámetro por 24 cm de ancho.

Además, la horquilla telescópica larga y desplazada hacia adelante en un ángulo mayor (37 °), como en las motos choperas, deja la rueda a más de un metro de tu cabeza, lo que también disminuye la capacidad de virar en curvas cerradas, de manera que es natural que una moto de estas proporciones tenga un radio de giro mayor a lo que uno está acostumbrado, y si no estás advertido, te vas a  llevar un buen susto.
Su tendencia natural es andar derecha, de ahí el esfuerzo para tomar las curvas cerradas y la necesidad de inclinarla excesivamente hasta raspar los talones, pero en ciudad, y para maniobrar, igual es muy cómoda, incluso en pequeños espacios gracias a su manubrio de 86 cm de ancho, el que finalmente igual es cómodo y permite una posición neutra, no forzada al conducir.

Mi querida Breakout, no me permite ser el más rápido en los sinuosos caminos que van a Cucao o que hay en la isla Lemuy, así como tampoco en las estrechas rutas que van a Puñihuil, en este viaje al sur de Ancud.
Pero una vez que se abren las grandes avenidas como decía alguien por ahí, o estamos en la carretera, nuevamente me siento el rey, y que delicia al tomar las amplias curvas y después aplicar la fuerza del mastodonte que llevo debajo para salir de ellas.




Finalmente, no soy tan malo como creí, pero debo relegarme más al final en estos caminitos, estas motos no están hechas para hacer muchas curvas, especialmente las del tipo viraje de laucha, cosa que uno no sabe al principio hasta que se aprende de la manera más dura. Hay que tomarlas más lentamente o si no, nos comeremos las puntas de las estriberas con los raspones o la suela de los zapatos, o peor aún nos encontraremos con alguien en sentido contrario.

También pedir disculpas a mi pobre moto, si no me basto intentar seguir a las multipropósito por estrechos caminos con curvas, la hice cruzar un rio pedregoso, pasar a una playa, cruzar otros riachuelos de fondo arenoso,  llegar al restaurante de Puñihuil y degustar sus deliciosas empanadas loco-queso, y después salir de esa playa a través del mismo rio, quedando bañada de agüita dulce afortunadamente, el riego era quedar atrapado en el rio, para los que mis solidarios compañeros de ruta estaban preparados con sus cámaras para reírse de este pobre infortunado.

La salida fue épica pero creo que no se repetirá.
Al día siguiente “ella” fue acicalada, bañada con agua tibia y  shampoo para bebe, y le prometí no someterla a tales exigencias para la próxima.