sábado, 2 de agosto de 2014

Construcción de embarcaciones en Chiloé IV (Avances en la Dalmacia III)


El motor llego desde Con-Cón, en las proximidades de Viña del Mar, el 25 de febrero de 2014, en perfectas condiciones, aquí vemos el proceso de traslado del camión a el astillero, a través de un camión con pluma que debimos contratar y que nos demoró varias horas hasta que lo conseguimos.






 

Al examinar el motor,  un ISUZU marino, finalmente resulto ser más grande de lo que habíamos presupuestado, y debimos hacer algunas modificaciones en la sala de máquinas para que quepa adecuadamente, proveerá alrededor de  280 caballos de fuerza ( HP) a 2200 rpm, más que suficiente potencia para mover esta embarcación por sobre los 12 nudos.
 
 
 
 
 

Se ha terminado de calafatear todo el casco, proceso que consiste en la colocación de corteza de alerce en fibras entre tablones del casco, proceso que se hace con una especie de formón y un martillo de madera, avanzando pacientemente en cada hilada o costura.


 

Posteriormente se sella la costura con masilla epóxica, y se vuelve a lijar el casco, el que ya se encuentra impermeable, previo a pintarlo, en este caso de color blanco.

En otras partes del casco que no están en contacto directamente con el agua se calafateo con hebras de perlón.

Dentro del casco se ha limpiado y aspirado todo, sobre todo entre la quilla y los tablones del casco, la parte más declive, donde se acumula aserrín y restos de madera, clavos etc.

Una vez todo limpio, se ha procedido a pintar por dentro las cuadernas casco y forro, para proteger contra la humedad.

 










Vemos como las cubiertas están puestas, y ha comenzado a aparecer claramente los camarotes , puente de mando, comedor y cocina.

Hemos calculado los espacios donde se distribuirán la cocina refrigerador congelador horno microondas, horno empotrable, etc.

Estamos en la etapa donde se han empezado a acelerar los trabajos y por lo tanto los gastos para solventar las distintas especialidades, que empezarán a participar desde ahora, me refiero a maestros soldadores, eléctricos, gasfíteres, y mueblistas.

Ayer viernes, ante la insistencia de los maestros, y por el buen destino de la embarcación,  tuvimos nuestro primer asado, si no la mala suerte se cierne sobre la nave, así que ahí estuvimos de muy buena gana  con mi padre, en un invierno bastante lluvioso, pero así es el sur de Chile.

 

Al rato se integro a nuestro asado un señor de caleta Ayacara, que reparó su embarcación de carga, y está esperando buen tiempo para llevarla hacia el continente.

Así que hubo historias de mar y navegación, de tragedias náuticas y de la forma de vida en esas tierras aparentemente tan lejanas y aisladas, finalmente quedamos invitados para un asado en su tierra.

Al final con mi padre visitamos la embarcación para comentar avances e ideas.








 

 

Todos concuerdan maestros y visitantes, así como otros armadores que regularmente visitan el astillero que está quedando muy bien construida, que será muy marinera y segura para tomar las olas, además de veloz.