lunes, 10 de febrero de 2014

NAVEGACION POR RIO CHEPU HASTA SU DESEMBOCADURA



 

42°2'54.42"S
73°58'50.49"O


El rio Chepu, a unos 30 KM. al sur  de Ancud, está  formado a partir del encuentros de varios rios, como afluentes principales, el rio Puntra y el gran Butalcura.

Navegamos unos 15 km en total, desde el puente donde se llega al rio hasta la laguna Coluco, y de ahí a la desembocadura en el mar-.

 

Chepu significa en lengua mapudungun, "lugar de encuentro", de manera que el nombre tiene 2 sentidos, en primer lugar, el encuentro entre  el mar, la tierra, y los ríos, además para mi el encuentro con mi querida amiga de universidad y su familia.
 


En el parque abunda el bosque valdiviano, se pueden ver viejos coigües, arrayanes, lumas, etc. entre las aves se pueden ver chucaos, jotes, carpinteros negros, garzas, loros choroy, cisnes de cuello negro, patos lile, jergones, bandadas de gaviotas en vuelos razantes hacia el mar, cormoranes, etc.

En realidad es un santuario para aves, partiendo desde la laguna Coluco, donde nidifican las aves en verdaderas balsas flotantes, y en las riberas llenas de juncales.

Desde el puente que pasa sobre un pequeño estero donde está el club de pesca, navegamos hasta la laguna Coluco introduciéndonos por su bella entrada, donde se abre la laguna de unos 800 metros de diámetro.
 

El Chepu es un gran rio, de unos 85 metros de ancho en algunas zonas, rodeado de bosque nativo impenetrable.

Intente pescar, pero el calor y la turbidez del agua producto de las profusas lluvias recientes hicieron infructuosos mis intentos, además debíamos intentar llegar a la barra del rio antes del atardecer.

 
Comenzamos el viaje después de comer el picnic, a medida que nos  acercábamos al mar, se comienza a sentir el característico olor del mar, de la arena, las algas secándose en la orilla y empieza obviamente a aumentar la salinidad del agua del rio.





Ya cerca de la desembocadura, se ven romper las olas del Pacífico, y se abre una magnifica playa de piedras y arena, que invitan al descanso y la contemplación.




 
 
 


 

1 comentario:

german bielefeldt dijo...

Hermoso viaje, desde el Sur del mundo, mi padre Honorindo Otero Soto, fue un enamorado de la navegación, y nos enseño a amarla. Él con un carpintero construía sus propias embarcaciones (lanchas) las cuales navegaron el Río Bueno hasta su desembocadura, La Barra del Río Bueno , viaje que disfrutamos todos sus hijos, mirar "navegación por río Chepu hasta su desembocadura" fue revivir la experiencia.