viernes, 18 de noviembre de 2011

Café Del Puente (salón de té)

Este llamativo y precioso palafito, que con su esbelta fachada hacia la calle Ernesto Riquelme, recuerda una Iglesia, solo le falta la cruz en su cumbrera,   no podría haberse llamado de otra manera.

Está al lado del puente Gamboa, por donde fluye lentamente el Rio del mismo nombre. El Mariscal Martín Ruiz de Gamboa le puso su nombre, el es el fundador de la Ciudad de Castro, Santiago de Castro se llama, la tercera ciudad más antigua de Chile con existencia continuada, siendo fundada el 12 de febrero de 1567.
El Café está en la primera línea de los palafitos al lado del antiguo puente, del que hoy solo quedan las bases, que casi desaparecen ocultas por el agua en marea alta.
Un poco más al norte, está el puente actual y el futuro puente que está en proceso de construcción. 
Además en su acceso hay un pequeño puente por el que se accede a la Cafetería y salón de té, de ahí el nombre.
Al ingresar llama la atención como la angosta fachada, se expande, dando lugar a un amplio espacio donde está el café, con su barra, y mesitas, todo en una suave coloración azul, deliciosamente iluminada por la luz natural que entra por el oriente.
Al frente se ve el rio, el mar, las aves, gaviotas y cisnes de cuello negro,  y el astillero con sus maestros de rivera, siempre en continua actividad.

Pero cuál es la propuesta gastronómica de este café y salón de té?
Ofrecer café y té, llegando al fondo ultimo del sabor. Un café o un té, con una preparación exquisita, forma de presentación correcta,  y  acompañamiento adecuado.
Al respecto, se me viene a la memoria, 2 momentos de clímax gastronómico, uno en Croacia, en el año 1991, al tomar un café en aquel entonces, en un sobrio local estatal, puesto que no habían alternativas privadas, una pequeña taza de café, no más de 15 ml, en una taza minúscula, casi un dedal, cosa que inicialmente me pareció ridícula.
Era un café, probablemente un Espresso Ristretto, de sabor memorable, no se necesitaba más.
En Chile, lo habitual es que te sirvan un café instantáneo, o en el mejor de los casos un espresso, pero no preparado correctamente.
En otra oportunidad, en un restaurant de Santiago me sirven una selección de postres, pequeñas muestras en un solo plato, nuevamente éxtasis, así me hice un asiduo del restaurant Opera del barrio Bellas Artes en Santiago, cada vez que voy paso a degustar su fina y minimalista carta.
El Café y el té es una arte y una tradición, que este local pretende revitalizar.
Pero cuál será el interés de Sofía, la estupenda propietaria del café y salón de té  el “ Del Puente”, de montar en el tradicional barrio de los palafitos de Gamboa este local.
Asumo que era inevitable, al ver durante años la proliferación de teteras, libros de recetas, y todo tipo de elementos, enviados por su madre, quien además silenciosamente se especializaba en el arte del té, la fabricación de scones, galletitas, alfajores, mermeladas, postres, finger sándwiches, etc, el que su hija, finalmente, derivara en una cafetería, no debería entonces, provocarme extrañeza.
Una vez construido el palafito y adquiridas las máquina de café, molinillo, saca jugos, horno, refrigeradores y vitrinas, etc, ha comenzado la puesta en marcha.


Ahora, su madre es la que ha venido a darle la partida a este experimento, capacitando muy profesionalmente al personal, enseñando pacientemente lo que es un Lapsang souchon, y la forma de preparación, versus un earl grey, tomando en cuenta, temperatura, cantidad de té, tiempo de remojo de la infusión, etc. Asi como el acompañamiento, de mermeladas galletas y panecillos.
Respecto del café, es otra ciencia, que incluye desde la calidad del grano, el tostado, el molido del cafe, y finalmente la preparación.
La arquitectura del lugar es otro elemento a considerar, destacando la pureza de los colores y el mobiliario.
En el lugar, además de la vista privilegiada,  hay libros,  internet y artesanía a la venta.


Respecto de esto, la pequeña área del local destinada a artesanía, solamente ofrece 2 productos, Santería Chilota, abrigos y chaquetas de diseño, de lana chilota, con aplicaciones de cuero de salmón, madera etc.
En el segundo piso, una amplia suite para usar como centro de operaciones para conocer Chiloé, con una planta caracterizada por 4 áreas básicas, el dormitorio, con su amplio e innovador cielo, la kitchenette, el sector de tina para relajarse, y el moderno baño al final.



Será una propuesta muy específica para Chiloé y Castro?, ya lo veremos, Chiloé está cambiando, están apareciendo nuevos hoteles, casino, mall, mal que nos pese,  y esto sumado al aeropuerto, probablemente cambiaran las necesidades habituales sobre servicios en Chiloé, creo que es una maravillosa y positiva propuesta a la que le deseo el mejor de los éxitos.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno, pero creo que muy caro. Un pancito pequeño casero (no sandwich) con jamon kassler mas queso de la zona $2800!!!
La resposteria muy buena.