domingo, 14 de agosto de 2011

La educación en Chile y los Archivos del Cardenal



Qué tienen que ver la crisis de la educación chilena, con la serie de televisión presentada desde hace unas semanas en el canal “estatal”, bajo una fuerte polémica, y que relata, la realidad de las violaciones de los derechos humanos en Chile, en la dictadura militar, desde la perspectiva de los funcionarios que trabajaban en esta entidad creada por el Cardenal católico,  Raúl Silva Henríquez?.
Bueno, ya veré si puedo explicarlo.

Desde Julio que mis hijos no van a Clases, el Liceo Galvarino Riveros de Castro, continúa tomado, así como el Liceo Politécnico, dos  colegios particulares subvencionados, el Colegio Cahuala Insular y el Charles Darwin, además del IER ( instituto de Educación Rural), sólo 2 colegios particulares subvencionados permanecen con clases, el Carpe Diem y el San Crescente.



 CASITA DONDE LOS ESTUDIANTES DEL LICEO GALVARINO RIVEROS HACEN GUARDIA DURANTE LA NOCHE, EN PLENO INVIERNO, BAJO EL FRIO Y LA LLUVIA

Lo notable, es que el movimiento estudiantil en vez de debilitarse, al parecer se fortalece, e incorpora 2 colegios particulares subvencionados, por iniciativa de los propios estudiantes, que cuentan con el apoyo de sus padres.
Además hay varios niños en Castro y Quellón que están en huelga de hambre desde hace semanas, así como en el resto de Chile.
Me llama la atención que ni los dos diputados por Chiloé, ni el Senador por la décima región, ni menos los alcaldes, dicen nada respecto de esta tragedia, están en silencio.
Son más de 2 meses de paro en algunos casos,  el año escolar está perdido aparentemente, aún recuperable con clases en enero y febrero, y postergando la PSU ( prueba de selección universitaria).
Se dice que son más de 250 mil jóvenes entre secundarios y universitarios que no asisten a las aulas desde hace 2 meses.
Cuáles son las consecuencias de esto?, aún no soy capaz de dimensionarlas.
Hace unos días hubo una marcha con más de 100 mil personas en la capital.
Se muestra en las noticias, más que el tema de las demandas legítimas, los destrozos y daños hechos por unos pocos que se aprovechan de estas marchas para dar curso a su descontento con actos vandálicos.
Uno de los “encapuchados “ detenidos,  un joven menor de edad (16 años ) que saltaba en el techo de un auto, el que finalmente fue incendiado, resultó ser un muchacho, hijo de una familia donde no está presente la madre, la que abandonó el hogar por ser adicta a las drogas, con un padre, obrero, soldador, que es el sostén de la familia, y que gana 210.000 pesos mensuales, y que debe además educar, alimentar y vestir a otros 4 hijos.
Este muchacho quedó en libertad, lo que causó la indignación de algunos, de la gente con acceso a los medios de comunicación.
Pero, qué es lo que llama la atención aquí?, la impunidad de jóvenes marginales a la hora de manifestarse, o la enorme desigualdad que existe en nuestro país?.


Qué clase de sociedad hemos construído, porque finalmente es responsabilidad de todos lo que aquí está ocurriendo. Algunos responsables directos, al imponer un tipo de sociedad, y otros en forma pasiva adaptándose fácilmente a este esquema que les ha redituado beneficios aparentes, y otros, los más, que no tienen nada que ver en la toma de decisiones y que son los marginados.
Lo mas patético, es ver a las autoridades, el gobierno y a la “ oposición”, los que han perdido toda representatividad, hecho evidente en las encuestas, se saben deslegitimados, sin capacidad de conducir la grave situación por la que atraviesa el país dando una y otra vez palos de ciego.
FOTO DE LOS ACTUALES MINISTROS DEL PRESIDENTE PIÑERA, DE IZQUIERDA A DERECHA: MINISTRO DE ECONOMIA LONGUEIRA, MINISTRO SECRETARIO GENERAL, CHADWICK, JOAQUIN LAVIN, EX MINISTRO DE EDUCACION CAMBIADO POR EL MOVIMIENTO ACTUAL POR SU RELACION CON EL LUCRO EN UNA UNIVERSIDAD, ACTUAL MINISTRO DE PLANIFICACION, A LA DERECHA EL DICTADOR.

El gobierno apuesta al cansancio de los estudiantes, sin embargo, creo que aún no se ha hecho un diagnóstico preciso de lo profundo y grave que es esta situación, o si lo han hecho, están aún aplicando el plan A, que pretende apagar este incendio y tratar de postergar las soluciones de fondo.
Creo que lo que esta sociedad civil, está reclamado en el último tiempo supera el tema estudiantil, tiene que ver con las formas de energía que queremos, el tipo de educación , el tipo de democracia, y lo peligroso, es que al parecer, el sistema actual  está colapsado, y no se ven hasta el momento aquellos que puedan hacer la transición a un nuevo trato.
No sé por dónde estará la salida, pero indudablemente se hará finalmente por los canales institucionales, Chile es historicamente un país ordenado, pero hoy domingo, todavía no veo la disposición en el gobierno ni en congreso para una solución.
Entonces se radicalizará más el conflicto, incorporando nuevos actores sociales, este jueves 18 de agosto hay un paro, al que nosotros como familia adherimos.
Siento que mis hijos pierdan un año escolar, pero nos parecería vergonzoso que estuvieran en clases, mientras esto ocurre en el país.
Hay algunos pocos padres que han cambiado a sus hijos a colegios pagados para asegurarse  que terminen el año....., evidentemente podríamos también hacer aquello, pero para nosotros es más importante ser consecuentes y que mis hijos, tengan claridad respecto de que en la vida, hay momentos en que hay que tomar una posición, aunque esto tenga costos, creo que eso  es mas importante desde el punto de vista formativo que asistir a clases.
Al ver los capítulos de la serie, “ Los archivos de Cardenal”, siento mucho dolor y angustia, también rabia, no es para nada grato, incluso mi madre ni siquiera los puede tolerar.
Sé que a otros les da rabia, porque como dicen, reavivan situaciones del pasado, y estoy seguro que muchos aún justifican lo que aquí ocurrió.
Pero a pesar de todo, tengo una tranquilidad, la de saber que en aquella época, dentro de mis posibilidades y situación, hice lo posible para luchar contra aquello, aportando con un pequeñísimo grano de arena a terminar con ese período vergonzoso.
Ahora de nuevo, hay que tener una posición clara respecto de estos temas, al parecer Chile no quiere seguir esperando más años para que ocurra ese esperado cambio.

3 comentarios:

Mariana dijo...

...entré de casualidad, buscando otra cosa en internet.
Me llamó la atención ver en un mismo sitio web las frases "mar interior, mar chilote" junto a "la educación en Chile" y "los Archivos del Cardenal"...
Entré de puro curiosa.
Y me encontré con un análisis que comparto, un discurso valiente y una posición comprometida.

No tenía idea quién lo escribía, y al encontrarlo, me llevé una sorpresa.
Mucho gusto: ahora sí sé a quien saludo cuando lo encuentro por Castro.

olo dijo...

Una entrada muy interesante.
En lo que se refiere al movimiento estudiantil chileno, es la primera vez en mi vida que veo a unos estudiantes arriesgando la pérdida de un año de sus estudios, lo que le da a su paro el mismo valor moral que tiene una huelga, en la que los trabajadores que la hacen, por ese simple hecho, dejan de cobrar sus salarios.
Me tocó vivir en España la transición del franquismo a la democracia. Había mucha agitación social, aunque al mismo tiempo lo que anhelaban y consiguieron los españoles era encontrar la concordia. Los trabajadores sacrificaban en sus huelgas el salario que tenían que llevar a sus familias. Yo estaba entonces en la Universidad, recién vuelto de USA. Había muchas algaradas universitarias, pero la mayoría de los estudiantes no estaba dispuesta a sacrificar nada. Alguna vez propuse que la única forma de protesta admisible en una universidad era la huelga de exámenes, es decir, negarse a examinarse, el camino más directo de rechazar el sistema. La gente no es que estuviera en desacuerdo conmigo, sino que ni siquiera me entendía. Después he comprendido que mi propuesta era operacionalmente muy difícil. Sin embargo, lo que están haciendo los estudiantes chilenos, poner en riesgo, quizá llegar a perder, sus exámenes, con ellos todo un año de estudios, es una forma práctica de hacer esa huelga de exámenes. Y la única manera de que el poder se vea obligado a tomarlos en serio. Por todo eso, mi felicitación a los estudiantes chilenos, con ella mi respeto. Chapó.

Carolina Velásquez Díaz dijo...

Gracias por el apoyo... se agradece, por los míos, y los que viene...