jueves, 7 de julio de 2011

El desafío de una educación de calidad y gratuita.

A pesar que este es un blog sobre temas de Chiloé, navegación y otras hierbas, no puedo estar al margen de lo que ocurre con el tema de la educación en nuestro país, de hecho mis dos hijos estan en Paro o de vacaciones forzadas actualmente.
Marcha de estudiantes y ciudadanos en Valparaiso
  
La oferta del Presidente Piñera, el rey del adjetivo y del lugar común, como agudamente le dicen algunos, de aumentar los fondos estatales para avalar deudas, y así aumentar la capacidad de endeudamiento de las familias, a menores tasas de interés, no se acerca ni lejanamente a lo que realmente se está pidiendo en las calles, y huele a ofertón de las ya desprestigiadas multitiendas.
No menciona nada respecto de la institucionalidad de la educación pública, la carrera docente, la educación municipalizada, el lucro en la educación, etc.
La gente quiere educación gratuita y de calidad. Gratuita entre comillas, porque indudablemente alguien tiene que pagar, y esos somos los que tenemos mayores ingresos.
Pero en este país pasa algo, los pobres no pagan impuesto a la renta, pero si pagan IVA, hasta por un kilo de pan, lo que está muy bien, sin embargo, pero los muy ricos, los grandes dueños de industrias, el retail, la  minería, etc., tampoco pagan , porque tienen mil subterfugios para evadirlos, leyes hechas a la medida para ellos y por ellos.
Pero quien paga finalmente, obviamente las familias de clase media, que además están sobre endeudadas en tarjetas de crédito de multitiendas, emitidas sin control, tarjetas bancarias, deudas hipotecarias, deudas por el auto, etc., todas estas, con tasas de interés leoninas.
En un país donde los impuestos se paguen adecuadamente, la educación debe ser "gratuita", obviamente la familia del estudiante "pudiente" estará pagando la educación de ese niño o joven, puesto que tendrán que pagar lo que corresponde en impuestos, contribuciones por bienes raíces, impuesto por adquisición y uso de vehículos de mayor costo, etc., etc.
La familia del hijo de escasos recursos, probablemente no le corresponderá pagar nada. Ambos estudiarán sin estar hipotecando sus vidas futuras como ocurre ahora, donde deben pagar altos montos por su educación, ( 3 veces más cara que en otros países desarrollados), la que puede haber sido de mala calidad, además si no pagan, aparecen en el listado de chilenos con deudas impagas, (DICOM) lo que prácticamente imposibilita obtener trabajo porque casi los transforma en un ciudadano de segunda clase, junto a los estafadores y delincuentes económicos.

No estoy en contra de que existan centros de estudio pagados, con fines de lucro, pero estrictamente regulados, la educación no es una mercancía, es un derecho.
La banca en los países clásicamente llamados capitalistas, está regulada, o aparentemente regulada,( ver crisis subprime en USA, o de multitienda La polar en Chile y otras del retail con tasas del 50 %).


Porqué sería extraño regular y fiscalizar a estas instituciones??
Lo que pide Chile es, una gran reforma educacional, como lo fue en los años 60 la reforma agraria (RA) en Chile, que en aquel entonces, era un país medieval en ese aspecto, respecto de la tenencia de la tierra, y la relación con la gente trabajadora, "inquilinos", que vivían en ella por generaciones, trabajándole al dueño, "patrón", por el solo hecho de vivir allí.
Habrán muchas señoras que dirán que ellas y sus maridos terratenientes, se preocupaban mucho por los inquilinos y sus hijos, y que incluso construyeron una escuelita dentro del fundo, y una capilla para que recen, y el curita iba en las vacaciones, o cada cierto tiempo para confesarlos y casarlos.
Hoy día hemos visto en la televisión el caso del empresario y ex candidato a la Presidencia de la República Francisco Javier Errázuriz, que nos recuerda aquellas épocas.
No quiero decir con esto que la RA haya sido justa para todos o adecuada en la forma como se llevo a cabo, pero convengamos que este país era una vergüenza en el tema de la propiedad y uso de la tierra.

Respecto de la educación, obviamente hay enormes intereses en juego, y ese es el desafío que tienen los políticos hoy en día, pienso que no será este gobierno, que por su constitución, y ADN, es imposible que las lleve a cabo, traicionándose a sí mismo y a los grupos de interés que representa, tampoco lograrán la nacionalización de nuestros ríos, hoy en manos de unos pocos y de consorcios internacionales, por haber solicitado una concesión eterna por cero pesos en algún momento o haber comprado derechos de agua por 4 chauchas.
Estos mismos, tampoco lograrán reconvertir nuestra matriz energética a formas de energía renovables.
Tampoco los que gobernaron por 20 años, no logrando las transformaciones que se necesitaban, ni siquiera planteándolas, como el postnatal de 6 meses y otras reformas y reivindicaciones, y  recién ahora, cuando la gente ha marchado por la educación y en contra de las centrales hidroeléctricas en la Patagonia, aparecen tocando estos temas, se les podrá creer entonces.
No serán estos ni los otros los que hagan los cambios, quizás recién están en gestación las conciencias de la ciudadanía,  y la de los futuros líderes, que nos llevarán a una sociedad más justa.

Camila Vallejo Dowling, Presidenta de la FECH y una de las lideres de este movimiento estudiantil

2 comentarios:

Daniela dijo...

No me cabe duda que es hoy, y es ahora el tiempo de parir una sociedad nueva, estos jóvenes lúcidos, luchan no tan solo por recuperar su derecho a una educación gratuita y de calidad. Luchan por que están convencidos que este modelo economico es un fracaso para Chile y el mundo. Saben que la educación es el medio para crear nuevos paradigmas, para construir cosmovisiones distintas, para gestar una sociedad democrática, cívica, más solidaria, justa, participativa, pluralista y respetuosa....Feliz de que los jovenes se tomen las calles, las escuelas y las plazas, porque estan educandose en imposibles, estan despertandonos y invitandonos a bailar y creer que otro mundo es Posible....

Miroslav dijo...

Si Daniela, no estoy seguro que será ahora o para el 2014, pero lo que si creo, es que nuestros jóvenes, ya están en una nueva etapa de desarrollo y conocimiento de la forma en que quieren vivir en este país de ahora en adelante.
Entonces a inscribirse en los registros electorales y a participar