jueves, 16 de junio de 2011

Viaje a termas rusticas del Fiordo Comau


Viaje a Fiordo Comau
Zarpamos de Castro cerca del medio día, esperando mareas favorables después de cargar las ultimas cosas pendientes para una semana de navegación. Los marinos,  mis dos hijos de 15 y 17, mi señora, y yo.

Durante los días prévios, siempre tengo las mismas preocupaciones por la seguridad y la responsabilidad sobre mi familia,  por la cantidad de combustible a bordo y el gas, ambos inflamables, el funcionamiento adecuado de los motores, generador, etc., y lo más importante, el clima, vientos, olas, rocas, mareas, lugares adecuados de fondeo.
Domingo 20 de Febrero de 2011. 14:00 HRS.
El primer Track, Castro a Islas Butachauques, navegando el canal Dalcahue y pernoctando en Mechuque.  Esta navegación se hace en 5 horas, a 7 nudos, ( 42,7 mn)  considerando el efecto de las mareas y el viento.
Al atardecer recalamos en Mechuque, que se encuentra plácido, divisamos a la lancha Ten Ten Vilú y sus ocupantes, quienes nos invitan a un asado de cordero que fue contratado a una familia del poblado.
















Lunes 21 de febrero
A la mañana siguiente zarpamos hacia Las Termas de Porcelana, ubicadas en el fondo de saco del Fiordo Comau, frente al maravilloso Rio Vodudahue, debemos cruzar el Golfo de Ancud, hasta el islote Lilihuapi que marca la entrada hacia el Fiordo Comau, son 7:30 horas de navegación hasta Porcelana, (54,7 mn) . En la navegación divisamos solitarios lobos de mar y prácticamente ninguna embarcación, está nublado y nos mese un suave oleaje, hacia el medio día, empieza a soplar un persistente viento norte que recorre el Fiordo de norte a sur , facilitando nuestro desplazamiento.
Cerca de las 16 horas llegamos a Porcelana, a un fondeadero donde encontramos 2 catamaranes un yate a vela y un gran yate a motor. Fondeadero complicado, baja mucho la marea y la playa cae a pique abruptamente, profundizándose, más afuera sopla viento encajonado, espía a popa y ancla a proa, hacia el este.



Fondeamos, nos comunicamos con Marly, Sra. que vive en una casa a la entrada del Rio y que administra el lugar, nos cobra algunos pesos por persona para ingresar a los maravillosos pozones termales a 40 °C de temperatura, realmente idílico, al regreso por la noche nos ofrece pan amasado y mermeladas.
Permanecemos 3 días en porcelana en una situación de relajo, casi no nos queremos mover de aquí.
Paisaje cordillerano donde los bosques caen abruptamente al mar, el que gano terreno a la tierra hace 10 mil años en los deshielos, nubes, un sol maravillosos, ocasionales arco iris, y estas maravillosas piscinas termales al lado del rio que corre caudaloso, en la tarde volver a la embarcación a la única comida del día.




Jueves 24 de Febrero
De Porcelana a Cahuelmó, estamos tan cómodos en Porcelana  que nos costó seguir con nuestro plan, en todo caso zarpamos a las 9:25 hacia el estero Cahuelmó, donde están los míticos baños termales, construidos en pozones tallados en la piedra caliza, por los indígenas según dice la tradición, con agua termal canalizada a través de pequeñas hendiduras labradas en la piedra, se puede disminuir el flujo colocando una champita de pasto o piedrecitas sobre la canaleta.
Cahuelmo, está en la parte central del fiordo Comau, adentrándose en la montaña hacia el interior de la cordillera donde desemboca un rio, al lado de esta desembocadura están los pozones termales. En  la Entrada al estero Cahuelmó, hay una lobería, uno puede sentir el olor de estos animales a distancia y sus típicos ruidos guturales.


Cahuelmó es todo lo que prometía, esta a tres horas de Porcelana, permanecemos un día, disfrutando de la compañía de unos navegantes que se encontraba ahí desde hace un par de días, los mismos que nos habían regalado unas jaivas frescas en Porcelana.


Viernes  25 de Febrero
Zarpamos desde Cahuelmó a las 8:03, previo al levantamiento de las 2 anclas de proa, y espía de popa, hecha firme a un árbol en el acantilado, a unos 50 metros de nuestro lugar de fondeo. El día es pristino, sin viento, esta amaneciendo, nos dirigimos hacia el Estero Quintupeo, famoso por ser este lugar donde permació oculto el barco de guerra alemán,  Dresden, durante la Primera Guerra Mundial.








La entrada a quintupeo es espectacular, estrecha, uno no se imagina como un barco de ese tamaño logró entrar. navegamos hasta la cascada y hacia el acantilado donde permaneció varios meses hasta su viaje final al archipiélago de Robinson Crusoe.




 
"...Quintupeu es un bellísimo fiordo, solitario, con una estrecha entrada de no más de un cable de ancho, con un saco de tres millas y un ancho de media milla, rodeado de acantilados de unos 600 metros de alto cubiertos de profusa vegetación, útil para abastecer las calderas del buque y una cascada de purísima agua. El 6 de febrero de 1915, al atardecer, llega hasta aquí el averiado Dresden, con las máquinas quejándose y rechinando..." "...Todo se hizo con mucho sigilo para no perjudicar ni al Dresden ni a los alemanes que ayudaron......Recuerdo perfectamente haber escuchado decir entonces y posteriormente, que al salir el buque de Quintupeu, dejó una balsa con grandes focos encendidos a batería, simulando que continuaba allí para despistar a los agentes del bando contrario que hubieran descubierto el escondite..."
Después de esta visita, enfilamos al norte hacia el pueblo de Hornopirén, a los pies de el magnífico volcán del mismo nombre, el objetivo hacer combustible.



Fondeados en la rampa municipal, mientras estamos en nuestra faena de carga se desata un temporal de viento sur, exactamente a las 12:00 hrs del medio día, que casi nos hace varar, debiendo fondear de emergencia para capear el ventarrón. Luego nos refugiamos bajo la protección de la Isla de los Ciervos que divide el canal en 2.



Después de capear un poco el temporal, nos dirigimos hacia las Termas Baños de Llancahue donde pernoctamos, haciendo uso de las instalaciones, piscinas termales y boyas de fondeo instaladas,y disfrutamos de su restaurant.


A la mañana siguiente, 6:45 am, aún oscuro, iniciamos el retorno hacia Castro en una navegación sin recaladas, bordeamos la costa hasta la punta de Chulao, donde hacemos la caída hacia el weste con destino a las Butachauques.



Nos alejamos de los maravillosos parajes de la Cordillera de los Andes en esta zona donde es inundada por el mar, además con la presencia de estas termas rusticas que se alcanzan solo por vía marítima. Simplemente maravilloso.
Mi tripulación se comportó a la altura de las circunstancias, recomendable y repetible.
Resumen
Distancia navegada                 229 Mn            423.533 Km
Vel Max                                   12.3 nudos
Media de desplazamiento        7.5 nudos
Media total                             6.4 nudos
tiempo en movimiento             30.28 hrs

2 comentarios:

fitzroya dijo...

lindas fotos, y linda descripción

solo se perdieron la oportunidad de visitarnos en Huinay, y echar un vistazo a las investigaciones científicas que se desarrollan en esta zona, con comunidades únicas de invertebrados bajo el mar, y alerces de los más antiguos arriba en los cerros ... ojalá el destino nos libre del proyecto de carretera que quieren pasar por aquí, y que será tan destructivo como innecesario, y solo para satisfacer intereses creados de empresarios y políticos. Ayúdennos a difundir que el fiordo Comau debe ser protegido, y la conectividad vía barcazas es lejos la mejor de las soluciones!

David Kaempffer dijo...

Tuve la oportunidad este año (2013) de mirar estos lugares desde los trasbordadores, que maravilla!!! Espero el próximo año si no antes de poder llegar en un bote adecuado a Huinay, Porcelana y fiordos y termas naturales.
Espero también que puedan proteger esos lugares...
Felicitaciones por la travesía...
Saludos
David