jueves, 23 de junio de 2011

Joshua Slocum en Chile.

Joshua Slocum en Chile.



      Saber de Joshua Slocum, canadiense de origen, escritor, navegante, y sus aventuras es una obligación o una necesidad, para todos aquellos que disfrutan de aventurarse en el mar, sueñan con viajes hacia la inmensidad, hacia lo desconocido.
No por nada es el primer hombre que se aventuró en dar una vuelta al mundo en solitario en 1895, en el legendario "Spray", de 11 metros de eslora,  un viejo balandro de madera, reconstruido por el mismo y un amigo, con el que finalmente hizo sus viajes.


Venciendo los temores de los propios demonios, a la naturaleza y al hombre, a la fatiga en un mundo más desconocido de lo que es ahora, sin nada de la tecnología de navegación y comunicaciones que hay hoy.
Su navegación duro poco más de tres años y fue una verdadera proeza, para la época.
Hace años mi amigo pescador mosquero, navegante, medico, llamado Danilo,  con el que me aventuré por primera vez a surcar los mares de Chiloé, y que fue un gran apoyo en esa primera etapa,  me regalo un libro usado, antiguo, "Joshua Slocum" de Walter Teller, editado en 1956 y 1971 por Walter Magnes Teller. USA.
En el libro se narra una completa biografía de este viejo marino, con muchas fotos de él y su barco en distintas épocas y lugares.
En las fotos, aprendí a reconocer a este hombre alto, delgado, enjuto, de vestir sencillo, con esa pequeña barba de chivo, pero hasta ahí llego esta historia.



Muchos años después recibo una llamada telefónica de Danilo, me cuenta que a su consulta había llegado un paciente a realizarse algunos exámenes, su apellido era Slocum, y el quería que yo lo viera e idealmente lo fotografiara, ante tan inusual propuesta, le dije que en mi oficina contaba con una maquina fotográfica y que los esperaba.
Al cabo de un rato aparece en mi consulta mi amigo con un hombre sencillo, delgado enjuto y con barba de chivo, y con este celebre apellido.

Al consultarle por sus orígenes, algo sabia de un bisabuelo gringo, de Punta Arenas, pero no tenía mayores antecedentes, obviamente no sabía de la existencia de un tal Joshua Slocum.
Este hombre vivía en el campo en las proximidades del Salto de Laja, y estaba de pasada por Chiloé, en compañía de unos familiares.




Sabemos que Slocum era un amante esposo de su señora Hettie, además un hombre profundamente bueno y tranquilo, no quiero con esta historia en lo absoluto poner en duda su rol de amante y fiel esposo, puesto que falta mucha información para construir una historia fundamentada al respecto.
Lo concreto es que Slocum, el navegante estuvo un tiempo en Punta Arenas, justo antes de cruzar el Cabo de Hornos.
Creo que esta historia amerita una investigación más profunda, que incluya un estudio genealógico, genéticos, etc., para saber si este sencillo ciudadano chileno tiene en sus genes algo de este insigne navegante, icono de la navegación mundial.

Joshua Slocum se disponía a navegar el  Rio Orinoco en 1909,  y nunca mas se supo nada de el o del Spray, se le dio oficialmente por muerto en 1924.


1 comentario:

olo dijo...

Una historia increíble, porque además el Slocum actual se parece mucho físicamente al gran Joshua, y a 25 años por generación encaja que este último pudiera ser su bisabuelo.
Otro motivo, además de ver la nao Victoria, para visitar Punta Arenas.