martes, 28 de junio de 2011

Arcoíris

Arcoíris
Este es un  fenómeno óptico, que aquí en Chiloé se produce con aparente facilidad, y en cualquier momento, no en vano esta isla es también llamada "la tierra de los arco iris".


No dejan de sorprenderme y maravillarme,  sólo se requieren 2 ingredientes, gotas de agua y sol, de lo cual  hay bastante en Chiloé.


Si uno estudia la forma en que se producen, es más sorprendente aún , este espectro de colores en que se descompone la luz blanca al incidir sobre una gota de agua, y refractarse, formando un arco con sus colores primarios y secundarios, aproximadamente 7 colores, rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil ( índigo) y violeta. El rojo en la parte interior y el violeta en la exterior del arco.


El tamaño de la gota también es importante, así como la presencia de viento, mientras menos mejor, y la cantidad de lluvia, la que no debe ser muy intensa para que se produzca el fenómeno. También importa la posición del sol, que mientras más bajo sea, mejor será la calidad de arco iris.





Varias veces, en la carretera el arco iris se sitúa al lado de uno, y te va siguiendo a escasos metros, como jugando o burlándose, poniendo en peligro tu conducción porque se tiende a mirarlo y observarlo y calcular cuántos colores se ven, evaluar su intensidad y nitidez, incluso arriesgándote en estos inseguros caminos de Chiloé.
Para mí, a pesar que la manera física en que se producen fue descrita por Isaac Newton, y antes por otros científicos, igual constituyen un pequeño y simple milagro, al alcance de todos, un pequeño regalo que te hace la naturaleza en el momento menos pensado.

Mirar la cara de un niño, al hacer este experimento es maravilloso, descubrir que en la simple luz blanca, están "escondidos" todos estos colores es sorprendente, pero también es sorprendente que el "experimento" se nos aparece a lo largo de la vida, provocando la misma sensación de alegría en los que lo presenciamos, y que aún no perdemos nuestra capacidad de asombro.



A veces vemos el arco completo, en otras ocasiones la mitad, a veces doble, otra cosa apasionante es que cada observador verá su propio arco iris, levemente diferente al propio, porque depende también de dónde se localiza uno respecto del fenómeno.




También es interesante la simbología que se le ha dado al arco iris a lo largo de la historia, para mí al margen de estas consideraciones siempre será un motivo de alegría el observarlo.

No hay comentarios: